Galego

1.- ¿COMO PLANTAR CON ÉXITO EL CASTAÑO HÍBRIDO?

El Castaño híbrido resistente a la tinta (Castanea x hybrida) tiene un rápido crecimiento en Galicia.

La utilización de clones selectos a raíz desnuda, producidos por acodo bajo en vivero, permite hacer repoblaciones altamente productivas para madera, fruto o bien como porta injertos o patrones de variedades de castaña autóctona.

El objetivo de una repoblación productora de Castaño híbrido es la de obtener una alta rentabilidad en el menor tiempo posible. Esto se consigue con plantas fuertes, que arraiguen en el monte con facilidad y que consigan enseguida un gran desarrollo gracias a una rápida independencia de la competencia de la maleza. También, además de elegir bien el sitio en que se planta esta especie, para conseguir el éxito, hay que aplicar las técnicas adecuadas.

De este modo, podemos decir que el éxito de una repoblación de castaño híbrido se basa en cuatro puntos básicos:

  • El empleo de plantones de calidad a raíz desnuda y repicada producidos vegetativamente por acodo bajo.
  • Una buena preparación del terreno y fertilización adecuada.
  • El control efectivo da la competencia de la maleza desde los primeros momentos.
  • Las labores de mantenimiento posteriores, como tallas o recepes.

La mejor secuencia para los trabajos de reforestación con Castaño hibrido son:

1. El tratamiento de la vegetación preexistente o de los restos de corta, mediante la eliminación total de la parte aérea de la maleza por trituración.  
2. La preparación profunda del terreno mediante hoyos o mediante el subsolado de la línea de plantación siempre que sea posible con una separación de sobra que permita el desbroce posterior (al menos 3,5 m.). El subsolado en determinados terrenos puede ir acompañado de laboreo total a hecho.
3. El control inicial de la competencia de la hierba en el punto de plantación.
4. La implantación vegetal de plantones de clon híbrido de calidad a raíz desnuda a las densidades adecuadas al destino de la plantación.  

Una plantación maderera se logra cuando el número de éxitos o plantas logradas sobrepasa el 90 %. Así, en una plantación de castaño híbrido a densidad de 625 pies/ha (marco real de 4 m.), el número mínimo de plantas logradas deberá ser de 562, que deberán estar repartidas por toda la superficie de la finca. En el caso de plantaciones de fruto, se buscará el éxito total por tener un marco más amplio (10 ó 12 m.).

Plantación de castaño híbrido

En términos generales, el éxito de una plantación con castaño dependerá de los siguientes factores: 

  • Que se empleen clones de calidad de castaño híbrido resistente.
  • Que el sitio de plantación sea adecuado para el castaño híbrido.
  • Que la técnica de repoblación empleada sea la idónea, en métodos y épocas.
  • Que se utilice planta de calidad morfológica y fisiológica y que se maneje adecuadamente.
  • Que se haga un control eficaz de la maleza y sobre todo de la hierba.
  • Que se hagan los cuidados silvícolas adecuados.

2.- EL CASTAÑO HÍBRIDO RESISTENTE (Castanea x hybrida)

¿Dónde plantar castaño híbrido?

La utilización de castaño híbrido resistente permite plantar en zonas bajas más sensibles a la enfermedad de la tinta (Phytophthora sp.). En Galicia, la orden que regula la comercialización de material forestal de reproducción denomina "Terras Baixas de Galicia" a las zonas más sensibles a esta enfermedad, normalmente por debajo de los 600 o 700 m. de altitud.

La elección del castaño híbrido para una repoblación (en vez del castaño de país) depende de dos factores:

  • La altitud a la que se realiza la plantación, que determina el riesgo de infección por el patógeno responsable de la enfermedad de la tinta -Phytophthora sp.-.
  • La orientación productiva o aptitud de la plantación: producción de fruto o madera.

En la tabla siguiente se establecen unos criterios orientativos para optar por el castaño híbrido:

Tabla de material a emplear según altitud y tipo de producción

ALTITUDES
TIPO PRODUCCIÓN < 400 400-600 > 600
Madera Castaño híbrido-madera Castaño híbrido-madera Castaño del país
Fruto Castaño híbrido-injertado o con aptitud para fruto Castaño híbrido-injertado Castaño del país-injertado
Mixto Castaño híbrido injertado a 2,5-4 m. con variedad tradicional y aptitud mixta Castaño del país injertado a 2,5-4 m. con variedad tradicional y aptitud mixta

Es posible emplear el castaño del país tanto en plantaciones de madera como de fruto (variedades tradicionales injertadas sobre patrón de castaño del país) en zonas de montaña con cotas superiores a los 600-700 m., donde la incidencia de la tinta es reducida, a excepción de exposiciones sur, dónde ésta puede llegar hasta los 800-900 m.

En cotas inferiores, los problemas con la tinta obligan a emplear clones híbridos resistentes, que requieren por otra parte condiciones climáticas más suaves. En plantaciones para madera habrá de emplearse un clon híbrido con aptitud para este tipo de producción. En las plantaciones de fruto pueden utilizarse clones híbridos como patrón y púas de variedades tradicionales o bien híbridos con aptitud para la producción de castaña.

¿Cómo se produce el castaño híbrido?

La producción de castaño híbrido resistente a la tinta se realiza  mediante propagación vegetativa a partir de árboles madre resistentes a la enfermedad y de los que se obtienen plantas genéticamente idénticas a éstos, llamadas clones.

Un híbrido es un individuo resultante de la hibridación o cruzamiento entre especies.

Se llama clon a un grupo de organismos (plantas en este caso) de idéntica constitución genética que proceden de un único individuo por multiplicación asexual, sin intervención de semillas.

Las plantas clonales de castaño híbrido por tanto proceden de reproducción asexual o vegetativa, mediante acodo, estaquillado o injerto. Así, se garantiza que los plantones obtenidos tengan las mismas características genéticas que su progenitor, en cuanto a resistencia a la enfermedad de la tinta, crecimiento, calidad, forma, etc.

Viveiros Refoxos emplea el sistema de propagación por acodo bajo, mediante recepado de las plantas madre.

Viveiros Refoxos posee un gran plantel de "madres" de híbridos resistentes con diversas aptitudes sobre los que mediante recepe o corte a nivel del suelo se obtienen los plantones o rebrotes.

Tras el recepe, la cepa emite brotes largos y vigorosos, que son anillados y tratados con hormonas en su parte basal, aporcando tierra finalmente para tapar la zona tratada. Estos brotes emiten raíces y son separados de la planta madre para continuar su crecimiento como plantas independientes.

Vivero de castaño

Para mejorar el sistema radical de las plantas así producidas, Viveiros  Refoxos trasplanta a vivero y refuerza, durante un año o dos más, los barbados para conseguir plantones con mayor talla y ramificación de raíz.

Así, las plantas dispuestas para la venta oscilan entre tallas de 0,5 m. a más de 1,5 según el número de savias en vivero. Los calibres mínimos del cuello de la raíz son de 2 a 3 cm.

3.- ¿DONDE PLANTAR CON ÉXITO CASTAÑO?

Para que una plantación de castaño sea viable y productiva es necesario tener en cuenta factores de tipo climático y de suelo, sobre todo la profundidad, tipo y naturaleza de la roca madre.

La vegetación natural de la parcela a repoblar también es un buen indicador de la idoneidad de la estación forestal para plantar castaños, ya que representa el grado de evolución del suelo y por tanto si las condiciones son o no las adecuadas.

Aunque los requerimientos estacionales de cada clon de castaño pueden ser ligeramente diferentes, a continuación indicamos de forma general las características ecológicas comunes a todos los castaños.

3.1.- Requerimientos ecológicos del castaño

El castaño requiere clima templado-húmedo con matices mediterráneos y suelos profundos derivados de rocas ácidas.

El castaño no soporta condiciones climáticas extremas, tanto en lo que se refiere a la temperatura como a la falta de precipitaciones. Resiste bajas temperaturas, pero es sensible a las heladas extemporáneas, sobre todo el castaño híbrido resistente debido a su brotación precoz. Requiere calor en verano para facilitar la producción de fruto. El exceso de humedad favorece la aparición de enfermedades (tinta y hongo de pudrición de la raíz).

En la siguiente tabla, se relacionan las condiciones generales mínimas de la estación forestal que se requieren para establecer una plantación sana y productiva de castaño.

TEMPERATURA MEDIA ANUAL (ºC) 6-16
TIPO DE CLIMA Templado-húmedo, subatlántico, atlántico y supramediterráneo
PRECIPÌTACIÓN MÍNIMA ANUAL (mm) 700
PRECIPITACIÓN ESTIVAL (mm) 100-150
SUELO Especie silicícola que se desarrolla bien sobre todo en suelos granitos, pizarras y esquistos. En areniscas y cuarcitas presenta peores crecimientos.
Vive preferentemente en suelos ácidos o neutros, ricos en nutrientes, con pH mayor a 4,5.
Las mejores producciones se obtienen en suelos evolucionados, profundos o muy profundos (más de 0,6 m.) y no pesados o encharcados aunque sea estacionalmente.

3.2.- Limitaciones para plantar Castaño híbrido

El castaño híbrido se da en una gran variedad de estaciones forestales y terrenos agrarios y en casi todos supera en crecimiento y producción al resto de frondosas. Sin embargo, a pesar de su adaptabilidad, es conveniente no repoblar con esta especie en terrenos que presenten las siguientes limitaciones:

Exceso de humedad en el suelo

El exceso de agua en el suelo desplaza el aire e inhibe el desarrollo del sistema radical de las plantas.

El castaño híbrido particularmente no aguanta los suelos muy húmedos y la presencia temporal de niveles freáticos altos puede serle perjudicial. Por otro lado, en suelos encharcadizos y blandos las plantas jóvenes tienden a tumbarse y se producen curvaturas irreversibles que deprecian la madera.

Poca profundidad del suelo

Los suelos con menos de 60 cm. de fondo o con presencia de un horizonte subsuperficial compacto dificultan el buen desarrollo del castaño híbrido. Los mejores suelos para plantar castaño deberán tener por lo menos un metro de profundidad y siempre que sea posible se deberá subsolar el terreno para ayudar a que las raíces profundicen. Cuando no sea posible la mecanización se harán hoyos profundos y bien perfilados.

Deficiencias de nutrientes

Las exigencias nutricionales del castaño híbrido son mayores que en otras frondosas. Aunque puede vivir holgadamente en suelos poco fértiles, si queremos una plantación productiva y sana, deberemos buscar suelos más ricos y realizar los abonados y enmiendas pertinentes. 

El crecimiento puede ser bajo en suelos con poco fósforo asimilable y con escasez de potasio. Este problema se corrige con abonados complejos ricos en P y K y con enmiendas cálcicas.

Exceso de nitratos

La fertilización excesiva limita el desarrollo de la raíces, disminuye la absorción de otros minerales y también el crecimiento de las plantas.

Los niveles altos de nitratos (como ocurre en prados) dan crecimientos muy vigorosos pero pueden ocasionar derribos y problemas de malformaciones. Las tierras agrarias (ideales para la producción frutera de castaña) requieren de la aplicación de técnicas silvícolas adecuadas.

La falta de micorriza

La mayoría de los suelos forestales cuentan con presencia de hongos llamados micorrizas, que facilitan los procesos de absorción de nutrientes (sobre todo el fósforo) cuando se instalan en las raíces. La repoblación con castaño híbrido en montes anteriormente arbolados es una garantía de éxito. Por el contrario, la plantación de castaño en tierras agrarias, aunque se piense lo contrario, tienen mayores posibilidades de fracaso por estar menos micorrizadas.

Viveiros Refoxos ofrece planta de clones de castaño híbrido micorrizada que favorece el éxito de la repoblación y permite un aprovechamiento micológico complementario.

Influencia del viento

En zonas muy expuestas, aunque tengan profundidad de suelo, se pueden producir desarraigos, tumbamientos y roturas de troncos y ramas.

Por eso, es conveniente elegir exposiciones abrigadas, emplear plantas de calidad con sistema radical bien formado y subsolar siempre que sea posible.

3.3.- Vegetación indicadora de la idoneidad del suelo

En general, los mejores terrenos para plantar castaño son los más evolucionados, profundos y fértiles que se corresponden con la vegetación indicadora de bosque aclarado, zarza y helecho (por este orden). Los retamares y tojales, sobre todo si son de gran talla, también son buenos indicadores para plantar castaño.

Por el contrario, se consideran malos terrenos, por menos evolucionados o degradados, los brezales, jarales y tojales de poca talla, que indican suelos pobres y someros.

Tabla de especies indicadoras y nivel de regresión del suelo (de menor a mayor)

FORMACIÓN ESPECIE INDICADORA VALOR INDICADOR
Brezal Erica Australis, E. umbellata y Calluna vulgaris Suelo muy ácido, suelto y degradado. Peor indicador si aparece en mezcla con carqueixa (Pterospartum tridentatum).
Erica arbórea Suelo ácido, menos degradado. La altura del matorral indica la profundidad del suelo
Jaral Cistus sp. Suelo silíceo, seco, pobre y degradado
Tojal Ulex sp. Suelo ácido,
Retamar Cytisus striatus, C. scoparius y adenocarpus complicatus Suelo bueno, profundo y de buena estructura.
Cytisus multiflorus Suelo bueno. Peor indicador si tiene poca talla y mezclado con brezo.
Helecho Pteridium aquilinum Suelo fresco y profundo. Apto para castaño.
Zarza Rubus sp. Suelo fresco y profundo. Apto para castaño.
Bosque aclarado Brotes de frondosas, especies acompañantes (Crataegus monogyna, Pyrus cordata, Rosa sp., Laurus bóbilis, etc.) Suelo muy bueno y evolucionado. Apto para castaño.

Las plantaciones de castaño para fruto se suelen realizar en terrenos agrícolas, que suelen reunir condiciones idóneas para este fin, como son:

  • Terreno de buena calidad.
  • Poca pendiente.
  • Buena profundidad de suelo.
  • Adecuada fertilidad.
  • Fácil acceso y, en consecuencia, mayor facilidad para realizar los cuidados y   aprovechamientos, pudiendo mecanizarse algunas actuaciones.

4.- TÉCNICAS DE PLANTACIÓN CON CASTAÑO HÍBRIDO

4.1.- La densidad de plantación

La densidad de plantación o número de plantas por hectárea en una repoblación depende de la calidad del terreno, de la calidad de la planta empleada y del destino de la repoblación (fruto, madera o mixto).

Densidades y marcos habituales de plantación

OBJETIVO DE LA PLANTACIÓN DENSIDAD
(pies/ha)
MARCO CONDICIONES
FRUTO 70 a 100 10x10
12x12
Formar y desarrollar una copa globosa y soleada para obtener gran cantidad de castaña de calidad.
MADERA 816 a 1429 3,5x3,5
3,5x2
Lograr espesura de masa lo antes posible para evitar la competencia del matorral.
Conseguir fustes altos y rectos con poca carga de ramas y reducir los gastos de poda.
Plantación de castaño para madera

Densidades alternativas para la producción de madera

La plantación para madera conlleva altas densidades que pueden encarecer la plantación. Si el terreno y la planta son de calidad y el selvicultor puede aplicar cuidados silvícolas posteriores, se pueden escoger densidades alternativas.

Viveiros Refoxos ofrece planta de excelente calidad genética y morfológica. Teniendo en cuenta esto, si el terreno es adecuado y se emplea planta de calidad, las densidades de plantación pueden ser menores y abaratar los costos en selvicultura.

Se recomiendan a continuación dos posibles alternativas de plantación.

DENSIDAD ALTERNATIVA DENSIDAD
(pies/ha)
MARCO CONDICIONES
Plantación a baja densidad 500 a 625 4x4 a 5x5 Terrenos de muy buena calidad, con clones de castaño híbrido de buena aptitud para madera.
Cuidados silvícolas posteriores (tallas).
Plantación mixta con coníferas 714 castaños
714 pinos
3,5 x 2 mezclados pie a pie o por filas alternas Empleo de Pinus pinaster (< 800 m.) y Pinus sylvestris (> 800 m.).
Las coníferas de crecimiento más rápido guían y favorecen el crecimiento del castaño.
Se abarata el coste de la repoblación, debido al menor precio de la planta de pino.
El turno de corta más reducido de la conífera permite obtener ingresos a menor plazo.

Tabla de densidades y marcos

ANCHO DE CALLE
3,5 4 5 10 12
SEPARACIÓN EN LA FILA 2 1.429
2,5 1.143
3 952
3,5 816
4 625
5 400
10 100
12 69
Plantación mixta con coníferas
Plantación maderera alta densidad
Plantación maderera baja densidad. RECOMENDABLE
Plantación de fruto

4.2.- El desbroce: eliminación de la competencia

Los objetivos del tratamiento de la vegetación antes de la plantación son:

  • Librar el terreo de obstáculos (maleza y restos de corta) para permitir el trabajo eficaz de la maquinaria y facilitar la plantación.
  • Eliminar las partes aéreas de la vegetación accesoria para facilitar el tratamiento posterior, después del rebrote.
  • Eliminar la competencia aérea por la luz y la subterránea por el agua y los nutrientes.
  • Disminuir el riesgo de incendios gracias a la eliminación de la continuidad vertical y horizontal.

En una repoblación forestal con castaño híbrido los plantones recién instalados sufren una fuerte crisis de humedad que se agrava después del primer crecimiento primaveral. Este estrés aumenta cuando la planta tiene que competir por el agua y nutrientes con las malas hierbas que tienen ventaja al tener sus sistemas radicales perfectamente establecidos.

Por esto, no basta con desbrozar, pues sólo se elimina la competencia de la maleza por la luz. El control efectivo de la competencia por la humedad y los nutrientes se hace eliminando desde el primer momento las raíces de la hierba con herbicidas adecuados.

Así, el tratamiento de la vegetación competidora consta de dos fases: la eliminación total de su parte aérea (manual o mecánicamente) y la eliminación y control de las raíces con herbicidas.

Sistemas de desbroce

Los sistemas habituales de desbroce mecánico son por trituración y por laboreo, cuando la pendiente del terreno lo permite. Cuando la parcela a repoblar no es mecanizable, la operación se realiza manualmente o con ayuda de máquinas portátiles.

SISTEMA CONDICIONES EQUIPOS Y APEROS INDICACIONES
Mecánico por trituración Pendiente < 45 %
Pedregosidad baja
Desbrozadoras de cadenas (eje vertical) o martillos (eje horizontal) arrastradas por tractor de más de 125 CV. Los tallos deben quedar más cortos de  10 cm.
Se realiza a finales de primavera o inicio de la época seca con la antelación suficiente para que los restos se descompongan antes de subsolar.
Mecánico por laboreo a hecho o por bandas Pendiente < 20 %
Pedregosidad nula
Arado de vertedera o discos, grada de discos y/o girocultor arrastrados por tractor de más de 125 CV. Sistema de preparación simultánea del terreno.
Efectivo en tierras agrarias abandonadas con maleza leñosa.
No efectivo para eliminación de la hierba.
Manual Pendiente > 45 % Herramientas y máquinas portátiles (motodesbrozadora). Por puntos o fajas.
Viveiros Refoxos

Inconvenientes del laboreo en praderas

El laboreo por si sólo no es un método efectivo de control de la maleza. En algunos casos, habrá que realizar todas las operaciones de tratamiento: desbroce mecanizado por trituración, cultivo y tratamiento posterior con herbicida.

Si los terrenos a repoblar tienen como vegetación exclusiva la hierba, el laboreo resultará totalmente contraproducente y se deberá sustituir siempre por un tratamiento con herbicida, puntual o lineal. El laboreo superficial favorece a la hierba en contra de la planta de castaño.

El laboreo por bandas: una alternativa

La experiencia demuestra que en montes de matorral de tojo mecanizables y poco pedregosos, después del desbroce mecanizado por trituración y antes del subsolado lineal, el hecho de hacer un "fresado" por bandas retrasa el rebrote de la maleza en el entorno de las plantas. El fin de este trabajo no es el laboreo total del terreno y que el monte quede como un jardín, sino la eliminación del tepe superficial que forma el tojo. El trabajo debe hacerse con una fresa estrecha mediante pases muy rápidos y "entrando" entre 5 y 10 cm. en el terreno.  Este tratamiento mixto de la parte aérea y subsuperficial del matorral se puede completar con la eliminación química de las raíces. Pero en este caso, después de plantar. La secuencia de trabajos sería por lo tanto la siguiente: desbroce mecánico, subsolado, fresado muy ligero por bandas, subsolado, plantación y control químico protegiendo la planta.

La mayor ventaja es que en las futuras labores de mantenimiento, bastará con hacer un desbroce mecanizado de las calles, no siendo preciso la roza de las líneas.

Viveiros Refoxos

4.3.-  El tratamiento con herbicidas

El tratamiento químico es el sistema de control más eficaz de la competencia de la hierba en el primero momento de la plantación. Junto con el empleo de buena planta de castaño híbrido y una buena preparación del suelo, es la mejor garantía para el éxito de una repoblación.

 

Los herbicidas son caros y deben usarse con tino, respetando el medio ambiente y siguiendo siempre estas recomendaciones técnicas:

  • Los herbicidas son más eficaces cuando se usan contra una hierba pequeña, joven, verde y que esté creciendo rápidamente.
  • Los fitocidas pierden efectividad cuando se usan contra plantas inactivas (en época de sequía o en invierno) y también contra plantas envejecidas.
  • Los herbicidas se deben aplicar antes de que se establezca la competencia de la hierba con la planta.
  • Se deben seguir siempre las recomendaciones del fabricante y las medidas de seguridad.

¿Por qué conviene echar herbicida antes de plantar?

El control químico de la hierba se puede hacer antes de plantar, esté preparado o no el terreno, y también una vez hecha la plantación en la siguiente época de actividad de la hierba.

Normalmente, los herbicidas efectivos son los sistémicos y de contacto que matan todo lo que esté verde, tanto a la hierba que queremos eliminar como las plantas de castaño. Por eso, si es posible, se recomienda el tratamiento químico antes de plantar, ya que presenta las siguientes ventajas:

  • El trabajo de aplicación de fitocida es más fácil y barato porque no hay que preocuparse por las plantas allí colocadas.
  • Por muy pronto que se aplique el herbicida después de plantar, el efecto negativo de la competencia ya se habrá iniciado.

Herbicida recomendado

Aunque no todos los tipos de maleza responden de igual manera al tratamiento, la hierba, el tojo y el helecho son controlados eficazmente por el Glifosato al 36 % de concentración. También, este herbicida da buenos resultados cuando se trata de eliminar zarzas o incluso brotes de eucalipto esporádicos.

El Glifosato es un herbicida sistémico que actúa por translocación y sin efectos residuales. Es decir, que después de que el producto toca una parte verde de la planta (como por ejemplo las hojas), es transportado a la raíz de las malas hierbas causando su muerte total e impidiendo su rebrote.

Dosis y modo de aplicación

La manera más eficaz de aplicar el herbicida es con un pulverizador de mochila en el que se mezclan de 150 a 200 cc. de Glifosato al 36 % en 15 o 17 litros de agua (según la capacidad del pulverizador). Esto equivale la una concentración en agua del 1 al 2 % de producto.

La experiencia indica que en la mayoría de los terrenos el contenido de una mochila puede dar para el tratamiento de 150 o 170 puntos, rociando superficies de 1 m de diámetro.

Así, para una plantación a densidad normal de 625 pies/ha., el área pulverizada sería el 6 % del total y se precisarían unas 4 mochilas y algo menos de un litro de herbicida por hectárea.

Época de aplicación de los herbicidas

Los mejores momentos para controlar la hierba con herbicida en Galicia son:

  • Justo antes de que comience el crecimiento primaveral de la maleza, que acostumbra a ser entre abril y mayo, según la latitud.
  • En octubre, antes del período inactivo del otoño y después de las primeras lluvias que siguen al período seco del verano y que estimulan el joven rebrote.

Protección de las plantas

Si se aplica un herbicida total y sistémico después de plantar, se deben proteger las plantas de sus efectos. Además se procurará hacer la operación en días calmados, sin viento.

Podemos proteger las plantas de los fitocidas líquidos empleando un pulverizador con protector de árboles incorporado.

4.4.- La preparación del suelo

Los objetivos de la preparación del terreno en una repoblación de castaño híbrido  son:

  • Facilitar la penetración de las raíces de las plantas y favorecer su desarrollo.
  • Romper el perfil del suelo sobre todo en terrenos con una capa impermeable en profundidad (suela de arado en terrenos agrarios).
  • Cortar el tepe de la maleza para facilitar la implantación vegetal.
  • Mejorar el drenaje y evitar el encharcamiento en muchos terrenos.
  • Facilitar las labores posteriores de plantación.
  • Mejorar la estabilidad de las plantas y su resistencia al viento.
Viveiros Refoxos

En la tabla siguiente, se resumen los distintos sistemas de preparación del suelo según los condicionantes:

TIPO TERRENO CONDICIONES LABOR APERO INDICACIONES
Agrícola Pendiente < 20 %
Pedregosidad nula
Laboreo pleno con desfonde
Laboreo ligero a hecho
Arado de vertedera o discos.
Grada de discos o girocultor.
Producción madera en terrenos de calidad.
Producción de fruto.
Desbroce simultáneo cuando el matorral es escaso.
Subsolado cruzado > 80 cm. Subsolador o Ripper
Ahoyado mecanizado o manual Retroexcavadora
Azada o zapapico.
Barrena helicoidal.
Hoyos de 40 x 40 x 40 cm.
Pequeñas repoblaciones particulares.
Forestal Pendiente 0-45 %
Pedregosidad media
Subsolado lineal  por máxima pendiente. Subsolador o Ripper. Levantar rejón 2 m. a cada 20 m. para evitar escorrentía.
Pendientes > 45 %
Pedregosidad alta
Ahoyado mecanizado o manual. Retroaraña con cazo estrecho.
Azada.
Hoyos de 40 x 40 x 40 cm. realizados con 1-2 meses de antelación.
Pequeñas repoblaciones particulares.

A diferencia de las técnicas agrícolas, en el trabajo de plantación forestal, la preparación del terreno debe ser preferentemente localizada por puntos o líneas y lo más profunda posible. Por eso, en terrenos mecanizables se optará siempre que se pueda por el método de subsolado por las grandes ventajas que reúne. Este sistema, podrá ser acompañado opcionalmente y en determinado tipo de terrenos por laboreo previo. En terrenos llanos y en plantaciones de fruto o a baja densidad el subsolado será cruzado conformando mallas de plantación a marco real.

Subsolado lineal

En repoblaciones particulares de pequeña extensión, lo habitual es realizar un hoyo de 40 cm. de lado, bien perfilado, y lo más profundo posible sobre los puntos previamente marcados.

En repoblaciones más extensas y llanas, cuando se ha hecho un subsolado cruzado, los puntos de plantación quedan claramente marcados y basta con perfilar el hoyo en las intersecciones de la malla.

El subsolado lineal

El subsolado es el método de preparación del terreno mecanizable, profundo y lineal más recomendable en la mayor parte de los terrenos aptos para plantar castaño (poco pendientes y profundos).

El efecto del subsolado depende del tipo de suelo y de la forma de la reja del subsolador.

En suelos menos profundos y ligeramente pedregosos, el subsolado rompe el terreno gracias a las piedras que levanta. Mientras que en terrenos profundos y sin piedra, el rejón del subsolador abre simplemente un surco sin remoción alguna en la superficie pero con una fuerte acción en el fondo que depende del tipo de cuña que se monte. En este tipo de terrenos, se puede mejorar el efecto del rejoneado colocando una punta en forma de flecha que levante y remueva bien el suelo y facilite la penetración vertical de la raíz.

Recomendaciones para el subsolado en plantaciones

  • Usar un solo Ripper o subsolador con un solo rejón central.
  • Emplear rejas anchas y con punta de flecha para trabajar suelos hondos y poco pedregosos. Así se consigue un mejor mullido.
  • Separar los surcos 3,5 m. o 4 m. para facilitar la mecanización posterior de los cuidados silvícolas posteriores.
  • Subsolar cuesta abajo. Nunca subsolar en curva de nivel para evitar muertes por encharcamiento y por hongos como la Armillaria.
  • Hacer un doble pase con el subsolador y en sentido contrario al primero. Esto favorece la mejor rotura del perfil y multiplica la producción.
  • Interrumpir el surco subsolado en montes pendientes. Alternar dos metros sin trabajar a cada veinte metros para evitar escorrentías y erosión.
  • A ser posible, utilizar subsoladores con mecanismos hidráulicos que aprovechan mejor y profundizan más que los que trabajan sólo por su peso.
  • Las líneas subsoladas deben conservar el paralelismo para no dificultar las labores posteriores.
  • Se debe subsolar en tiempo seco y con la antelación suficiente a la plantación.
  • Siempre que sea posible, se debe acompañar el laboreo con un subsolado lineal o cruzado.

4.5.- La planta de calidad

La calidad de la planta es el conjunto de características fisiológicas y morfológicas que permiten su utilización con éxito.

Una planta de calidad, bien cultivada, y que reúna buenas condiciones genéticas y de forma, resistirá mucho mejor el trauma de la plantación.

Las características genéticas y fisiológicas (crecimiento y resistencia a enfermedades, p.ej.), se garantizan por la procedencia y origen selecto de los clones de castaño y por su aptitud o destino (madera, fruto o mixto).

Las características morfológicas de una planta dependen más de las condiciones de producción en el vivero que de su origen. Las más importantes son la robustez y el grosor del tallo en el punto de inserción con la raíz y la forma de ésta.

El empleo de plantas de calidad como las producidas por Viveiros Refoxos, asegura  la supervivencia de la plantación, aumenta la producción y permite plantar a baja densidad, reduciendo los costes silvícolas y de repoblación.

Planta de calidad de castaño

Cualidades morfológicas de una buena planta de castaño híbrido a raíz desnuda:

  • Longitud de tallo de al menos 50 cm. y preferiblemente mayor a 1,5 m. (si es planta reforzada en vivero después de su recepado).
  • Grosor del cuello de la raíz de 2-3 cm.
  • Sistema radical compacto, abundante, fibroso y bien ramificado.
  • Sin heridas sobre todo en la base del tallo y en la raíz.
  • Derecha, sin doble guía y con la yema terminal sana.
  • Fresca, con abundante reserva de agua y con las raíces húmedas, aunque sin mucha cantidad de tierra.
  • Sin signos de hongos o clorosis.
  • En parada vegetativa (sin hoja).

En el caso del castaño híbrido -en otras especies puede ser diferente- las mejores condiciones de calidad morfológica se consiguen con plantas a raíz desnuda y repicada de una o dos savias preferentemente.

La  planta pequeña tiene menos garantías de éxito y, si no está repicada, presenta raíces demasiado largas y poco ramificadas, con el riesgo de enrollamientos y derribos.

El repicado de raíces

El repicado es la operación consistente en cortar las raíces vertical y horizontalmente para producir un sistema de raíces fibroso y compacto, y un tallo leñoso y duro. El fin último es su mejor adaptación en el monte.

La preparación de la planta se compone de dos operaciones:

  • El repicado horizontal de raíces, para cortar la raíz vertical, que consiste en cortar las raíces centrales de las plantas a una profundidad de 12 o 15 cm., con una laya o cuchilla afilada.  
  • El repicado lateral o vertical para controlar el crecimiento de las raíces laterales.

4.6.- La plantación y el manejo de la planta

La implantación vegetal es la fase de la repoblación en la que se trasladan y plantan en el monte las plantas producidas en vivero para que crezcan, se desarrollen y formen en el futuro un soto de castaño en espesura, estable y productiva.

Su fin inmediato es conseguir:

  • El buen arraigo de la planta y la máxima supervivencia.
  • Favorecer su crecimiento rápido y la uniformidad de la masa.
  • Superar en el menor tiempo posible la competencia de la maleza.

Para lograr estos objetivos, es preciso:

  • Hacer la plantación en el momento oportuno.
  • Emplear planta de calidad.
  • Manejar adecuadamente la planta entre el vivero y el monte.
  • Usar las herramientas idóneas.
  • Plantar adecuadamente cuidando de que las raíces no se doblen.

Época de plantación

El momento ideal para plantar castaño a raíz desnuda es cuando las plantas están en parada vegetativa (cuando estén desprovistos los plantones de hoja y no tengan síntomas de brotación).

Por otra parte, el momento oportuno de plantación depende del tiempo climático. Las plantas que más sufren a causa de una plantación incorrecta o por condiciones climáticas desfavorables son las que se plantan en invierno,  demasiado temprano, o cerca de la primavera, demasiado tarde. Por lo tanto, se deben evitar los meses extremos como octubre y marzo (o abril según las zonas) y evitar siempre que las plantas estén en savia.

Así, la mejor época para plantar castaño híbrido a raíz desnuda son los meses de enero, febrero y la primera quincena de marzo.

Dentro de esta época, los mejores días para plantar son los nublados y con lluvia fina. Se deben evitar los días secos de invierno y con mucho viento.

Además, el suelo deberá tener tempero, no estando ni muy seco ni muy pesado.

Plantación manual de castaño

El manejo y transporte de la planta

Consideramos que el manejo de la planta desde el vivero hasta su implantación en el monte influye de manera decisiva en el mantenimiento de las condiciones de calidad de la planta. El fin de un manejo adecuado de la planta es que no muera en el trayecto y que llegue al monte en perfectas condiciones para que "arraigue" y que además crezcan con fuerza. No sirve de nada tener un buen sitio y bien preparado para plantar castaño híbrido de calidad si se maneja la planta incorrectamente.

Los problemas más importantes que se presentan en el manejo son:

  • El secado de las raíces por la exposición al aire.
  • El aplastado de las plantas en el transporte.
  • El deterioro o muerte de las plantas en el monte si se retrasa la plantación o no se aviveran adecuadamente.
  • La pérdida de las micorrizas por un tratamiento inadecuado.
  • La fermentación que puede producirse si se transporta en envases no adecuados o si se guardan en sitios poco idóneos.

Viveiros Refoxos produce planta de gran calidad mediante reproducción vegetativa (acodo bajo) por lo que se presenta  en plantones repicados y a  raíz desnuda sin un cepellón que cubra su raíz. La mayor calidad de este tipo de planta precisa también de mayores cuidados.

Para facilitar un manejo seguro, Viveiros Refoxos arranca y empaqueta directamente las plantas para su transplante directo al monte. En el vivero, se "descalzan" las plantas para que se "suelten" sin sufrir daños en el arranque. Los plantones se "arrancan"  con mimo y se sacuden con cuidado para soltar la tierra de las raíces. Se entresacan y escogen las plantas de mayor calidad y se "repican"  vertical y lateralmente. 

Aunque la planta que cultiva Viveiros Refoxos presenta las dimensiones y el tratamiento adecuado para su implantación en el monte, el selvicultor debe cuidar su manejo en el transporte y en el tajo.  

Recomendaciones de manejo y transporte

  • Transportar la planta protegida del sol y del calor para evitar desecaciones, fermentaciones y roturas.
  • Mantener el embalaje hasta la llegada al monte.
  • Proteger las raíces del aire y la luz manteniendo los sistemas radicales húmedos. Proteger la planta del calor y del sol para evitar desecaciones y fermentaciones.
  • Repicar la planta en el monte antes de su colocación en el hoyo con tijera de poda para eliminar posibles raíces excesivamente largas.
  • Depositar la planta en el monte en un lugar fresco protegido del calor y de la luz.
  • Encabañar o aviverar la planta en el monte adecuadamente.

Cuando no da tiempo a plantar en el día los plantones de castaño o las condiciones de plantación no son las idóneas (heladas o sequía), se deben aviverar las plantas realizando una zanja en sitio húmedo y protegido y cubriendo la raíces con tierra suficiente y compactada, hasta que vuelvan las condiciones de plantación.

Distribución de la planta. Marcado de las líneas

La distribución de la planta sobre un terreno llano se hará normalmente en cuadrados o rectángulos, cruzándose en ambos casos las filas perpendicularmente.

En terrenos en pendiente, los puntos de plantación se dispondrán en curvas de nivel o en líneas de máxima pendiente, siendo preferible esta última disposición, pues permitirá realizar los desbroces posteriores en el mismo sentido. Se guardará una distancia entre filas o líneas de plantas y otra entre plantas dentro de la misma línea, siendo el marco de plantación al tresbolillo (en triángulos equiláteros) o en malla rectangular desfasada (triángulos isósceles).

El replanteo consiste en marcar sobre el terreno los puntos donde se hará la plantación. En preparaciones puntuales del terreno como ahoyados o ahoyados tras laboreo, primeramente se debe sacar la alineación de la plantación en la parcela, lo que se puede conseguir empleando cuerdas de unos 50 metros; posteriormente, con una vara de la distancia requerida entre filas o con una cinta métrica se van marcando con estacas los puntos donde se deberá hacer el hoyo. Posteriormente se harán dos perpendiculares algo separadas a la primera línea de plantación para sobre ella luego marcar a la distancia requerida las alineaciones de las otras filas. Esto puede conseguirse fácilmente replanteando un triángulo rectángulo con cinta métrica de 3, 4 y 5 metros o en parcelas mayores 6, 8 y 10 metros. La distancia dentro de la misma fila se consigue igual que en la primera línea empleando vara o cinta métrica o también podría usarse una cuerda en la que se hacen señales según el espaciamiento elegido.

El marco de plantación es el espaciamiento o separación de las plantas en el terreno. Hay varios marco de plantación:

  • Marco real.
  • Marco triangular o al tresbolillo.
  • Marco real con desfase o plantación alineada.
Marco real

Marco de 4 m. real a baja densidad

Marco triangular o al tresbolillo

Marco al tresbolillo con espaciamiento de 4 m.

Marco real con desfase o plantación alineada

Marco real don desfase

Precauciones básica para plantar

Muchas repoblaciones bien diseñadas, con el terreno bien preparado, donde se emplea planta de calidad y se controla eficazmente la hierba pueden fracasar, incluso plantando en la época adecuada, si el trabajo de plantación no se hace como es debido.

Para evitar sorpresas desagradables, conviene no olvidar unas reglas básicas de plantación:

  • La tierra debe quedar apretada y pegada a las raíces, ya que cualquier bolsa de aire puede favorecer la desecación de la raíz o dificultar el arraigo.
  • No dejar piedras o terrones en el agujero, ya que obstaculizan el normal desarrollo de las raíces.
  • La profundidad de plantación debe ser adecuada, de modo que el cuello de la raíz debe quedar enterrado a 5 cm., en previsión de asentamientos. El fin es proteger sus tejidos de daños o desecamientos por sol, heladas o viento.
  • El tallo deberá quedar bien erguido. El uso de la laya, a diferencia de otras herramientas, garantiza la plantación bien vertical.
  • Las raíces nunca deberán quedar dobladas o retorcidas. Para evitar este defecto habrá que dar un pequeño tirón desde lo cuello de la raíz antes del pisado definitivo.
  • Las plantas deben quedar bien sujetas. Si después de colocada la planta damos un tirón suave y sale con facilidad, quiere decir que no hemos plantamos bien.

La importancia del tirón

 
La técnica de enderezar las raíces tirando de la planta hacia arriba se realiza antes del pisado definitivo.

Como las raíces secundarias no están sujetas por la tierra, si el tirón es poco significativo, el efecto puede ser nulo o ineficaz.

Las raíces de una planta de calidad bien podada tienen aproximadamente 15 cm. de longitud .Por lo tanto, para que el tirón hacia arriba sea efectivo y las raíces queden derechas, el tirón debe ser de al menos esa longitud.

4.6.- La fertilización

Ventajas de la fertilización:

Una fertilización adecuada del castaño híbrido tiene muchas ventajas:

  • Asegura el arraigo de la planta y reduce los fallos de la plantación.
  • Facilita  el "arranque inicial".
  • Aumenta la resistencia ante enfermedades bióticas y abióticas.
  • Adelanta el turno de corta.
  • Reduce el tiempo en que la planta joven está sometida a la competencia del a maleza.
  • Favorece un incremento de producción por lo que está justificado económicamente.

Tipos de abonos y dosis recomendados

Los fertilizantes que proporciona un mejor "arranque" en especies de crecimiento medio-rápido como el castaño híbrido son los agrícolas solubles caracterizados por una rápida liberación de los nutrientes. Son abonos minerales o químicos compuestos que llevan dos o tres elementos primarios. Los más empleados son los abonos ternarios de tipo NPK. Su único inconveniente son las pérdidas que se producen por lavado o drenaje. Las plantas aprovechan el  50 o 60 % del abono nitrogenado, el 20 o 30 % del fosfórico y entre el 40 y el 70 % del potásico. Su ventaja más importante es el precio y la facilidad de asimilación.

También hay otros tipos de abono con distintos sistemas de absorción y otras dosis que pueden resultar adecuados.

COMPOSICIÓN DOSIS TIPO REOMENDACION
11/22/9+6MgO 50 gr. Encapsulado Liberación gradual (9 meses) Madera
8/24/16 100 gr. Agrícola fácilmente soluble Madera
O/14/7 200 gr. Madera/fruto
0/14/14+10CaO 2-3 pastillas de 48-50 gr. Pastillas compactadas Liberación lenta (1-3 años) Madera

Época de abonado

El mejor momento para abonar es la primavera pues es en ésta época cuando se reúnen las condiciones de humedad y calor necesarias para la disolución y aprovechamiento del fertilizante. En verano se provocan quemaduras a la raíz y en otoño-invierno la planta se encuentra en reposo vegetativo y no aprovecha los nutrientes que se pierden por lavado.

Forma de abonar

El abonado del castaño híbrido se realiza manualmente, de forma localizada y por puntos de plantación.

La aplicación de fertilizante en hoyo de plantación se hará mezclándolo con la tierra y debe quedar en el fondo del hoyo (preparación por ahoyado) o de la cata abierta (preparación por laboreo o subsolado).

Consejos para el abonado del castaño híbrido

La enorme  variedad de suelos impide dar fórmulas generales de abonado. De todos modos, la experiencia recomienda los siguientes consejos generales:

  • Hacer el abonado en el primer año de plantación, simultáneamente a esta operación o en la primavera. Abonar después del primer año es tirar el dinero. Es necesario un aporte inicial para corregir carencias y elevar el nivel de fertilidad que el castaño exige.
  • Abonar siempre ya que se previene la aparición de deficiencias, se facilita el arraigo y se estimula el crecimiento venciendo antes la competencia de la maleza.
  • Utilizar preferentemente abono fácilmente soluble, compuesto y ternario. Los más recomendables son los agrícolas del tipo 8:24:16, rico en P y K, que son los nutrientes más deficitarios.
  • Rechazar los abonos con alto contenido de nitrógeno. Los nitratos favorecen los ataques de insectos y enfermedades y favorecen el derribo.
  • Acompañar el abono con caliza magnesiana o dolomita en solos muy ácidos. La  enmienda caliza pone a disposición de la planta elementos minerales que ya hay el suelo pero en forma no asimilable.
  • Extremar la precaución cuando se aplica abono fácilmente soluble, procurando enterrarlo por lo menos 5 cm. pero sin tocar las raíces del castaño. Así se evitan pérdidas por volatilización y se favorece menos el aprovechamiento por malas hierbas.
  • Tratar la hierba con herbicida siempre que se abone, y sobre todo cuando se haga superficialmente.
  • La dosis máxima de abonado es de 50 gr./planta, y como mucho 80 gr. Está comprobado que echar más cantidad no supone un aprovechamiento por la planta (Ley del mínimo).

4.7.- Cuidados silvícolas posteriores: el recepado, la talla y la poda

El recepado

El recepado es la labor de corte o recepe de la planta por su base a unos 4-5 cm por encima del nivel del suelo y que tiene como objetivo conseguir un rebrote posterior con mejor forma que la planta original.

Normalmente se aplicaba sólo a plantas mal conformadas o dañadas por helada o animales, donde se estima que la mala forma no podría ser corregida con las tallas posteriores.

Pero, en muchas ocasiones, se recomienda el recepado sistemático de todas las plantas de castaño con resultados excelentes en plantaciones poco exitosas y con plantas muy ramificadas.

La operación debe realizarse durante el paro vegetativo y en los cuatro primeros años de la plantación.

Si la planta tiene un sistema radical desarrollado, se producirá un rebrote vigoroso, que exigirá que en verano o, como muy tarde antes del comienzo de la primavera siguiente, se haga una selección de brotes dejando el más adecuado por cada cepa de planta cortada.

La talla de formación y la poda

Son dos tipos de cuidados o tratamientos culturales muy importantes en la selvicultura del castaño orientada a la obtención de madera de calidad. Se aplican casi siempre en las plantaciones que tienen el objetivo de producción de madera, siendo operaciones más infrecuentes en los montes bajos de castaño.

La talla de formación es una operación selectiva en la copa de la planta y busca formar un fuste continuo, derecho y vertical. Consiste en suprimir horquillas, dobles o triples guías, ramas muy verticales que pueden llegar a competir con la guía terminal o ramas con tendencia a engordar demasiado. No se trata por tanto de suprimir sistemáticamente las ramas bajas del tronco.

Las tallas comienzan desde que existe una suficiente dominancia apical (4º ó 5º año), y se continuarán hasta que las plantas adquieran una altura de 6-8 m con un tronco libre de las anomalías antes citadas, actuando repetidamente cada 2 ó 3 años. Es inútil actuar antes de los 4-5 años ya que esta especie emite un elevado número de brotes; sin embargo, a partir de esta edad, cuanto antes se realicen las tallas más económica y efectiva resultará la operación. La época más adecuada es el verano (desde mediados de Julio) y la herramienta idónea la tijera montada sobre pértiga telescópica y accionada por cuerda.

Hay que tener en cuenta en todo momento que las tallas son operaciones costosas por lo que no debe pretenderse tallar de forma pormenorizada todos los árboles de la plantación, sino más bien aquellos de mejor calidad (será suficiente obtener finalmente 400 pies/ha con buena conformación).Es inútil actuar sobre árboles con muy mala forma.

En ocasiones se puede tallar de forma sistemática, recortando o despuntando únicamente las ramas para evitar que se desarrollen excesivamente, dejando varias yemas para que continúen alimentando al árbol.

Esta operación es absolutamente necesaria en las plantaciones de débil densidad (500-625 pies/ha) para obtener árboles que proporcionen madera de calidad.

La poda es la supresión sistemática de ramas cuyo objetivo es obtener en el tronco principal una altura de 6 a 8 metros libre de nudos. Alturas de poda superiores son frecuentemente antieconómicas.

Las intensidades de poda máximas oscilan ente 1/3 y 1/2 de la altura total del árbol, ya que si se supera este límite se puede llegar a mermar el crecimiento y se produce un desequilibrio entre la parte aérea y radical que el castaño trata de restablecer emitiendo numerosos brotes chupones.

Desde el punto de vista silvícola, la poda debe ser una operación progresiva y de poca intensidad, por lo que se actuará tempranamente aunque manteniendo los límites de la intensidad de poda antes comentados. Sin embargo, desde un punto de vista económico y con el fin de abaratar costes (sobre todo en plantaciones extensas) se recomienda comenzar las operaciones cuando los castaños alcanzan una altura de 8 m, momento en que pueden podarse hasta los 2 ó 3 metros.

A partir de ese momento es conveniente actuar de forma progresiva y frecuente, por ejemplo, efectuando una poda cada 2 años, alcanzando una altura total de poda de al menos 6 metros. Nunca se debe podar más de la mitad del árbol ya que se produce un desequilibrio con respecto al sistema radical al cual responde el árbol con la emisión de numerosos brotes chupones que deprecian enormemente la madera.

Esta operación es siempre necesaria en el castaño par obtener madera de calidad, aunque si la plantación se efectuó a gran densidad o el método de beneficio es el monte bajo, se produce una intensa poda natural, que disminuye notablemente el número y tamaño de las ramas a podar. De todas formas basta con podar un total de 300-400 pies/ha.

En zonas muy afectadas por el chancro (Endothia parasítica) es preferible plantar a elevada densidad y mantener la masa densa hasta la primera clara, con los que se minimiza la realización de podas y tallas de formación que son vías de entrada de la enfermedad. En todo caso, cuando se realicen deben tomarse las siguientes precauciones:

  • No podar pies afectados.
  • Intervenir en verano en período seco y sin viento.
  • Desinfectar los útiles de poda.
  • Proteger las cicatrices de poda con algún producto fungicida.

Es muy importante realizar un corte correcto, que será limpio y próximo al tronco, sin dejar muñones que posteriormente serían englobados y darían nudos muertos que depreciarían enormemente la madera. Pero se respetará el cojinete de inserción para no hacer una sección de corte excesivamente grande y facilitar la cicatrización.

La mejor época suele ser justo antes del comienzo de la actividad vegetativa, a principios de primavera, ya que la cicatrización es más rápida.

Para podar es aconsejable el empleo de tijeras manuales de mango largo, con sistema de corte tipo deslizante tradicional o tipo cizalla. Las tijeras con sistema de desmultiplicación y mangos de 70 cm permiten cortar ramas de hasta 4,5 cm, con excelente calidad de ejecución.

Pousa, Refoxos • Cortegada • Ourense 32211 • info@viveirosrefoxos.com • 649926559 • 661372851